Dos enriquecedoras maneras de trabajar con niños

maneras trabajar ninos
Si te gustan los niños seguro que estos dos trabajos que te cuento hoy te van a apetecer. Se trata de ser monitor o de convertirte en au pair. ¿Te animas?

El trabajo con los niños puede ser de lo más enriquecedor. Hay muchas maneras de estar en contacto con los más pequeños de la casa. Una de ellas, como no puede ser de otra forma dado el blog en el que nos encontramos, es la de ser monitor en un campamento de verano.

Durante los días que dura esta convivencia, te relacionarás y convivirás con niños de diferentes edades, de los que te tendrás que hacer responsable y con los que llevarás a cabo un sinfín de actividades. Si el campamento es temático, por ejemplo, de idiomas o de música, habrá profesores especializados encargados de impartir dichas clases.

Tu labor se centrará en ofrecer apoyo y llenar el resto del tiempo con actividades lúdicas como talleres, gymkhanas o cualquier otro tipo de iniciativa que se incluya en la programación que se organice en torno a este campamento.

Recuerda que para ser monitor de tiempo libre necesitarás una titulación. Los requisitos son tener 17 años ya cumplidos y estar en posesión del título de secundaria para poder matricularte y obtenerlo. Si el campamento en cuestión tiene lugar en el extranjero también te pedirán un nivel B1 de inglés como mínimo. Con este título podrás llevar a cabo actividades socioculturales con los más pequeños y te encargas de su cuidado.

Otra forma de estar en permanente contacto con niños

Además de ser monitor en un campamento, existe otra manera de estar día a día con los niños. Me estoy refiriendo a trabajar como au pair, una forma de aprender idiomas al mismo tiempo que disfrutas de todos los beneficios que tiene esta convivencia con los pequeños.

El trabajo como au pair consiste en pasar una temporada (pueden ser varios meses, un año o a veces incluso más) viviendo en la casa de una familia de acogida en el extranjero. Tu cometido consistirá básicamente en cuidar de los niños, aunque también te pueden encargar alguna tarea doméstica (sencilla y relacionada con los niños, no eres una sirvienta). Generalmente las familias prefieren chicas, aunque hay países donde estos programas también están abiertos a chicos.

A cambio de este cuidado recibirás una asignación semanal, alojamiento y manutención, y además podrás aprender idiomas asistiendo a clases en tu destino y durante la convivencia diaria con tu familia de acogida. Harás amigos, conocerás un nuevo país, una cultura diferente y formas distintas de vivir. ¡Puede ser una opción muy interesante!

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Surf Camp: atreverse con las olas…

¿A quién no le apasionan las olas? ¿Quién no querría dominarlas y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *